El bosque de Miramón

30/04/2017 - Tras su obra, Donosti tiene otro gran lugar para descubrir.

Fotos Alquézar
Fotos Alquézar
Rincones. Dentro de la amplia nómina de Parques que tiene la ciudad, se ha sumado el Parque de Miramón, digamos el “nuevo bosque de Miramón-Miramón basoa”, recientemente inaugurado (Febrero 2017), tras un enorme trabajo de recuperación y regeneración, actuándose sobre un oscuro y deteriorado escenario, lleno de humedades y zarzas que impedían la normal progresión.

A iniciativa de la asociación de vecinos Lantxabe de Aiete, el ayuntamiento con” Lur Paisajistak” como empresa diseñadora y Obegisa constructora, han logrado un espacio excepcional ahora transitable para esparcirnos tanto los donostiarras como visitantes, que tienen aquí un nuevo lugar de naturaleza a donde dirigirse.


Para regenerar el bosque y darle mayor claridad se han eliminado especies invasoras y se han talado cerca de 200 árboles, la mitad de ellos acacias y otras especies invasoras, y plantándose a la vez 300 ejemplares de robles, cerezos, arces campestres, castaños, avellanos, saúcos y cornejos, y la gran novedad, 251 manzanos en las cercanías del anfiteatro que dará materia prima para elaborar sidra artesanal en el cercano caserío Katxola del siglo XVIII, uno de los pocos caseríos lagar que se conservan, contando con instalación para producción de sidra familiar.

En sus cercanías un estanque con su presa, es una de las puertas para recorrer la laberíntica red de pistas, caminos, sendas y senderos, de diferentes estilos, tanto circulares como de cómodas y sencillas travesías. Y para salvar su do profundas vaguada, Mando erreka se ha instalado una nueva pasarela de acero galvanizado, que se suma a las dos existentes, las de Policlínica y Anfiteatro.


Otro de los puntos mejor regenerados es la presa y estanque que recoge las aguas de la Pakea erreka y desde donde nace el primer camino circular didáctico. Se ha mejorado la biodiversidad de flora y fauna, y para ello, se han colocado refugios para murciélagos, cajas nidos para pájaros, carboneros, herrerillos y lechuzas que pueden verse así como ardillas y conejos .A ello hay que unir la relevante riqueza de fauna y flora, con flores y plantas diversas destacando los helechos así como hongos, musgos, líquenes y otros y también vivaces, anfibios y bulbos. Por todos los ejemplares que residen en este bosque encantado, podríamos considerar que es un escenario muy animado, con una vida muy sui generis En resumen una vida animal y vegetal relacionada con el robledal.


Tras la actuación sobre 60 hectáreas ya tienen los ciudadanos un destacado escenario que merece promocionarse y divulgar. Situado en una de las colinas de Donostia, está ubicado geográficamente entre la variante (GI-20), el paseo de Oriamendi y el Pº de Miramón (Illunbe) donde está el Parque empresarial tecnológico y está compuesta por dos vaguadas.


Para descubrirlo se han establecido 4 entradas, todas bien marcadas con paneles explicativos y en el interior, sin romper el equilibrio natural, hay diferentes y eficaces señaléticas para ayudar al que allí llegue. Ahora se puede entrar desde Aiete por Katxola y Erramunene, y Anfiteatro donde hay un primer itinerario circular para iniciarse antes de intimar con todo el entorno; por Illunbe, en el vial de los lazos a Policlínica con dos “puertas”, por Policlínica, pasarela al Parque empresarial y Mikeletegi, desde Ikusi-Mikeletegi por el camino de circunvalación y Errotatxo, en fin, desde diferentes puntos que agradece el paseante…


Pero lo más interesante es que el senderista deberá “enredar” para trazar su itinerario, y es de agradecer que la señalética siendo correcta no es abusiva ni rompedora, en un bosque en ocasiones selvático, cerrado y con apariencia “Orinoco amazónico”


Merece fraternizar con este “nuevo” bosque, una gran mancha verde, un nuevo pulmón en la ciudad que no dejará a nadie indiferente, que proporciona salud y caminar por él, mejorará, sin duda, la calidad de nuestras vidas.


Tras este primer paso, queda, como es habitual, el mantenimiento, porque las vías se deterioran, siempre que los humanos lo respeten. Por eso se pretende crear la primera asociación de amigos del Bosque de Miramón para asumir la responsabilidad de mantener el cuidado del bosque para que se mantenga bien conservado. Desde el caserío Katxola, que podría convertirse en centro de interpretación, Lantxabe, la asociación artífice de este cambio tiene planes para profundizar en el conocimiento del bosque y hasta organizar paseos guiados para mostrar sus principales características ambientales.


ITINERARIOS:


I – Anfiteatro-Lago-Illunbe o Paseo circular didáctico medioambiental.


La primera propuesta conduce a los paseantes desde el anfiteatro y el lago, siguiendo la senda paralela a la erreka Pakea, de aguas saltarinas hasta la entrada de Illunbe. Este camino, bien señalizado “Illunbe”, que hay que seguir, va también paralelo a la variante, con las consecuencias que el ruido del paso de los automóviles rompe la paz del lugar. ¡¡¡Lástima!!! Aunque hay otro más al interior que detallaremos–Errotatxo- y que evita este contratiempo. El itinerario salva tres cortos pero profundos barrancos por camino bien habilitado, antes de alcanzar la entrada de Illunbe.


Para el recorrido circular, tras los primeros compases, un rústico puente a la izda salva la erreka y retorna al estanque por la vertiente contraria de la regata, en un precioso paseo de iniciación interpretativo con diferentes paneles explicativos. Un capricho.


II – Illunbe –Nueva pasarela-Estanque-Katxola


La segunda sugerencia completa un primer conocimiento del bosque. Desde la carretera Illunbe-Miramón con dos entradas. Por la primera, (torre eléctrica como referencia), por senda se alcanza la pista cementada de la nueva pasarela, y por la 2ª directamente se penetra a la pista asfaltada, que serpentea en el bosque impenetrable a la que también se puede acceder por Mikeletegi-Ikusi. Diferentes posibilidades tendrá el caminante para llegar al estanque, y ahí está el encanto y la riqueza de la red de caminos, para que cada cual busque su recorrido, que le llevará con buen fin al estanque y presa y luego por el anfiteatro y el caserío protegido y catalogado Katxola, de visita obligatoria, y si es posible el interior. Una joya arquitectónica.
III Ikusi-Mikeletegi-Estanque-Katxola


La 3ª propuesta, desde Ikusi-Mikeletegi, que primero por la pista de la nueva pasarela que salva el profundo barranco de Mando erreka, y luego por ancho camino, por la vertiente oriental del bosque se acerca al estanque y por ende a Katxola.

Jesus Mari Alquézar