Bayona en Navidad

11/12/2017 - Disfruta de una gran jornada rematada por los farolillos mágicos

Planes.

Entre los planes más especiales que os propone Donosti City Tour, hay uno que destaca sobre manera en estas fiestas tan especiales. La Navidad en Bayona es una bonita excusa para conocer una bellísima ciudad que se esmera en hacer de la Navidad algo especial. Y lo agradecerá el vistante.

Bayona a tan solo 40 minutos en coche desde Donosti es una población muy rica en cultura e Historia.

Fundada en el 950 en la confluencia del caudaloso río Adur y el más pequeño Nive, todo parece girar alrededor de estos ríos y su mercado Les Halles. A partir de ahí, calles llenas de vida.

Las casas altas y estrechas de su barrio antiguo sobre el Nive asemejan una pequeña Amsterdam, por lo que ya de entrada nuestra cámara de fotos empezará a trabajar.


Las callejuelas empedradas son una delicia y la Catedral gótica de Santa María con sus empinadas torres está inscrita en el Patrimonio de la Humanidad.

Y la Navidad es especial.


Desde su gigantesca noria hasta el lanzamiento de farolillos mágicos ( lanternes ) con sesiones de fuegos artificiales, mercados, actividades infantiles, el abeto-tiovivo gigante, el pueblo Kabanak… Hasta un Papa Noel que baja haciendo rapel. Niños y mayores disfrutarán de lo lindo.


Quienes no dispongan de coche tienen desde la estación de buses de Donosti en varios horarios ( consultar internet ) la posibilidad de acudir a Bayona en poco más de una hora tanto a la ida como a la vuelta, por lo que podré ver todos los espectáculos. Si voy en coche, hay muchos aparcamientos al aire libre en pleno centro que además son gratuitos. Los aparcamientos bajo techo, serán gratis en su primera hora pero en esta época del año es suficiente con cualquiera de los exteriores.


Desde ellos, hay autobuses lanzaderas, muy curiosos, también gratis y de cualquier forma, andando será hasta divertido. También son gratuitas las barcas que cruzan el Adur.

En cualquier sitio podré comer pero los amantes del chocolate encontrarán su paraíso particular en la Fábrica L’ Atelier con tienda en el centro.

Una bolsita con dos docenas de bombones puede ser buena compañía. Un bombón cada diez minutos da vigor, enaltece el alma y nos da felicidad.


Para empezar, les proponemos a mediodía iniciar el recorrido en el Puente de Saint Sprit justo donde se juntan ambos ríos. A la vista la gran noria gigante sobre la Plaza de la Libertad y el Ayuntamiento – Teatro, el tiovivo abeto, el mercado de los pueblos bajo la estatua del Cardenal Lavigerie, que hay que reconocer, da respeto más que amor.

Puedo cruzar el río para ver la estación o la Iglesia de San Espíritu o la Sinagoga. De nuevo sobre el Nive a la izquierda llego enseguida al Chateau Neuf con bonitas vistas.

Regreso hacia el Nive para ver las casas del barrio tipo Amsterdam, altas y estrechas...


el Mercado Les Halles, un bullicio a mediodía y sobre todo callejear viendo tiendas, casas, placitas...


hasta llegar a la imponente y bellísima Catedral gótica de Santa María en cuyo interior me sorprenderé con increíbles vidrieras y un gran claustro.

Los días 16 y 23 son los acontecimientos estrellas de la Navidad. A las 19,30 la suelta de farolillos mágicos desde el Mercado sobre el Nive, farolillos que los niños podrán jugar a encontrar entre los comercios .

Previamente los cocineros elaboran su sopa en el mercado. Si el tiempo lo permite, el espectáculo está asegurado y media hora después, los fuegos desde el cercano Bastion Royale.

El mismo día 16 los más madrugadores podrán ver desde las 11,00 el desfile del Rey León que a las 12, 00 en la Plaza Jacques Porte tendrá su despertar.

Un gran plan navideño y una bonita ocasión para disfrutar de Bayona.


Carlos Bengoa