Un viaje a Tenerife

12/02/2018 - Una isla de contrastes entre el Teide y los montes de Anaga.

Planes.

Tenerife tiene seguro de sol decía la canción, en realidad como todas las Canarias…aunque por si acaso nos cuidaremos de ir al Sur.

Isla de contrastes , isla bellísima, isla amable al visitante, isla que no defrauda si planificamos bien las excursiones, húmeda , verde, llena de vegetación en el Norte donde las nubes se acumulan al trepar cansinas por las laderas del Teide y llenas de sol y tierras áridas y volcánicas en el Sur.


Un contraste a tener en cuenta sobre todo cuando no es verano ya que la gran altura del Teide, 3718 metros de altitud hace que desde el nivel del mar las carreteras se retuerzan, suban y bajen hasta con avaricia al tiempo que las diferencias de temperatura se hagan notables.

Sus pueblos se agarran a las laderas de Teide por los cuatro puntos cardinales igual que a las de las montañas de Anaga, más desconocidas pero de enorme belleza.

Tengamos en cuenta que pueblos como Icod de los Vinos está a 570 metros sobre el nivel del mar, Masca a 750, Santiago del Teide a 930 o el más alto de toda España, Vilaflor a 1400 donde un día de calima y por el efecto volcánico del Teide pueden estar en 40 grados en pleno Marzo mientras abajo en Candelaria no llegar a 25.


Donosti City les recomienda estas diez visitas obligadas para el viajero de Tenerife aunque hay lugares, rincones, pueblos… que nos sorprenderán a nada que hagamos las excursiones con calma y una buena planificación. Pongan ustedes el orden que quieran que cada cual tendrá sus gustos…



1. ICOD DE LOS VINOS y su DRAGO MILENARIO.


De calles empinadas y sin descanso tiene una de las mejores vistas del Teide. Callejear con calma es una delicia y visitar la Capilla de los dolores, la Ermita del Calvario y cómo no, su característico y bello Drago Milenario en la Plaza que lleva su nombre .


2. PUERTO DE LA CRUZ con su LORO PARK y LAGO MARTIANEZ.



De sabor marinero y con un bonito puerto en contraste con la zona hotelera. Pasear por la plaza del Charco o cruzar su paseo marítimo es una delicia. El zoológico Loro Park está entre los mejores de Europa y os recomendamos pasar una jornada completa para disfrutar de sus aves, orcas, pingüinos, león blanco, gorilas…

Terminar la jornada viendo el sol ponerse mientras nos damos un baño en las gigantescas piscinas del Lago Martiánez será algo inolvidable.



3. SANTA CRUZ y su MERCADO DE LA RECOVA.


A la sombra tanto del Teide como de los montes de Anaga. El Auditorio es una de las primeras fotos a sacar, el Parque de García Sanabria y sus esculturas, la Plaza de España… pero yo me quedo con el mercado de la Recova, de tipo colonial, con cientos de puestos de frutas, flores, pescados… Otra delicia pasear tranquilo y tomar un aperitivo en cualquiera de sus pequeños bares.


4. CANDELARIA y LOS GUANCHES.


En el Norte de Tenerife, este pueblo costero merece una visita con obligada parada en la Virgen de la Candelaria, patrona de Canarias, a la que se dedica su amplia plaza presidida por las estatuas de bronce de los Guanches o Menceyes, los nueve guerreros que gobernaron la Isla.


5. MASCA.


Este pueblito a 750 metros de altitud es sencillamente una maravilla visual. Colgado sobre un barranco y abrazado por grandes montañas será difícil que desde cualesquiera de sus miradores, veamos algo tan llamativo en el mundo entero. Bien por la carretera de Santiago del Teide o por Icod y Buenavista el momento de llegar no tiene precio. Les recomiendo hacerlo por Buenavista, una carretera empinadísima, estrecha, rodeada de platanales… una aventura.


6. LA LAGUNA.


San Cristóbal de La Laguna, curiosamente llana pese a encontrarse a 543 metros de altitud, es una maravilla de ciudad. Por algo es Patrimonio de la Humanidad, repleta de edificios históricos. Iglesias, catedrales, torres, palacios, plazas, mercados… con varios miradores preciosos. Una visita antes o después de subir a los Montes de Anaga es obligada para el visitante.



7. MONTES DE ANAGA.


Esta cadena montañosa del Norte de la Isla no tiene la fama del Teide pero tengo que reconocer que me gustó tanto o más que la cumbre más alta de España. Desde La Laguna serpentea la carretera que se va perdiendo entre laderas boscosas de gran belleza. Bajar hacia Taganana o Almaciga es otra aventura que no me puedo perder. Ya en la costa cualquier bar me servirá buenas raciones de pulpo frito que con sus papas mojo picón, cervecita y café, pagué 6,50 pastelitos incluidos. No salí de mi asombro mientras veía hacer surf.



8. TEIDE.


A estas alturas no necesita presentación pero es obligado subir. Desde cualquier punto de la costa puede hacerse en carreteras de no menos de 45 ó 50 kilómetros que algún día treparán en la Vuelta los ciclistas. Hacerlo temprano dejando en latitudes más bajas los bancos de nubes, para desayunar en el Parador Nacional y ver las antenas de Izaña además de las típicas formaciones volcánicas, serán experiencias inolvidables.


9. LA OROTAVA y su MIRADOR HUMBOLDT.


Valle verde que huele a plátano por los cuatro costados. Una de las mejores vistas de toda la Isla y de toda Canarias. Pasear por la Casa de los Balcones, Ayuntamiento, Parques… con unas vistas descomunales de todo el Norte de la Isla. Y sobre todo, su mirador Humboldt, sin duda el más bello de Canarias, con el Teide desafiante al frente.



10. GARACHICO y la PURERIA ARTURO.


Pueblo costero con unas piscinas naturales que hay que probar, pero sobre todo con la purería más famosa de España, Arturo. Podrás ver cómo hacen sus solicitados puros con destino a cualquier rincón del mundo. No olvides pasear por la Plaza de la Libertad o acercarte a la pequeñita playa del muelle. Una delicia todo el pueblo en sí.

Carlos Bengoa