De Sagüés al Peine del Viento por el Paseo Nuevo

23/04/2018 - Esculturas y monumentos frente al mar.

Fotos Bengoa y Alquezar
Fotos Bengoa y Alquezar
Rutas.

Si tomamos el mapa de la ciudad veremos una cornisa marítima terrestre que comenzando en un extremo del Barrio de Gros (Sagués) llega hasta otro confín del paseo, en el Barrio del Antiguo, a pie del monte Igeldo.

Para muchos es uno de los paseos más bellos de costa que se puede encontrar en ciudades europeas.

Se trata de seguir la línea litoral para disfrutar de los escenarios más atractivos que se ha donado a la ciudad siempre con el océano como acompañante eterno, (bravío o en calma) bordeando los arenales de Zurriola, Concha (con su afamada bahía) y Ondarreta, con los acantilados del monte Urgull primero y de Igeldo finalmente.

Está claro que es un itinerario solo para pasear, bien en su totalidad, (6,5 km) o en dos tramos. Y además de “vagabundear” de un extremo a otro de la capital, apuntamos que posee otros alicientes como son las diferentes esculturas y monumentos enfrentados al mar y al aire libre que se encuentran en el trayecto, que forman parte de la historia de la localidad y a lo que hay que añadir la arquitectura sobresaliente que se refleja en el paseo y que ya hemos citado en diferentes capítulos de Donosti City, la mejor red para conocer tu ciudad y sus alrededores.


LA PALOMA de la PAZ de Néstor Basterretxea (1924/2014)


Es en el inicio de este recorrido al final del Paseo Luis Pedro Peña Santiago donde se sitúa la primera escultura colocada en la ciudad en el año 1988. Situada donde quería el escultor, al borde del océano, actualmente en la explanada de Sagües, “La Paloma de la Paz” es una escultura de 7 mts de alto con 4 toneladas de peso y es un símbolo contra la violencia y los violentos, a la vez que quiere mostrar la voluntad de los vascos para convivir en paz.

El paseante se dirigirá, siempre caminando al borde de la plaza de la Zurriola, por su malecón, “Zurriola Pasealekua”, hacia el puente dela Zurriola/Kursaal, circunvalando el Auditorio (Los cubos de Moneo) para continuar por el “Paseo Nuevo/Pasealeku berria” (el rompe olas) para en la curva final encontrarse con otra escultura

CONSTRUCCION VACIA de Jorge Oteiza (1908-2003)


Es una obra monumental, imprescindible, que fue premiada en la bienal de Sao Paulo en el año 1957 y colocada en su emplazamiento en el año 2002. Es una escultura formada por planos verticales y horizontales que se articulan entre sí formando un curioso espacio aéreo. 

El Paseo Nuevo finaliza en el gran mirador sobre la bahía y su conjunto, en la Plaza Jacques Cousteau donde se sitúa el Aquarium, y en la plataforma de la antigua puerta de entrada al museo marítimo, se encuentra una estatua, como homenaje y recuerdo de Vicente Zaragüeta.


Vicente ZARAGÜETA (1926-2015)


Considerado un hombre de bien, fue embajador simbólico de la ciudad en todos los sentidos. Colocada sobre las escaleras del Aquarium a su fallecimiento. Construida por Lourdes Umerez, nos recuerda que fue el máximo responsable del museo durante 16 años. Con su constante pajarita, mira al muelle donostiarra, a su ciudad, aunque nació en Hernani.

Y ya se camina por el puerto donostiarra, uno de los lugares imprescindibles y originales de la ciudad (Kai arriba plaza y kaiko pasealekua), con sus edificios del muelle únicos, cuya historia nos dice que tuvo ciclos de esplendor mejores que el actual.


BUSTO de José Mª ZUBIA “Aita Mari” de Matheu y Fortes (1833-1898)


Y aquí tras pasar el Museo Naval, a la izda destaca el busto en bronce de José Mª Zubia “Aita Mari”, el pescador salvador de numerosos náufragos y que murió en 1866, en una tormenta. Obra de Jacinto Matheu y Fortes (1833-1898). En su base se cuenta en euskera y español la efeméride. 

Más adelante, al pie de las murallas (Kaimingaintxoplaza) y Portaletas, con su edificio “Portaaviones” la antaño lonja que pronto se remodelará, se llega al Ayuntamiento, en cuyas dos vertientes se encuentran dos esculturas.

Escultura DUAL de Amaia Mateos y Tomás Villanueva

Realizada en acero corten y policarbonato, la obra de Amaia Mateos y Tomás Villanueva, fue ganadora del concurso de ideas convocado por el Consistorio y que homenajea a las personas fusiladas ejecutadas durante el golpe de estado de 1936, la guerra y la dictadura franquista, se inauguró el 31 de mayo de 2014 y se sitúa frente al Palacio Goikoa. Posee 400 perforaciones que representan a 400 personas cuyos nombres y apellidos están allí grabados.

 El siguiente encuentro, ante la monumental fachada del ayuntamiento y en los jardines de Alderdi Eder se levanta otra sensible escultura de memoria histórica.

OROIMENA-MEMORIA de Aitor Mendizabal (1949)


Supone un “homenaje a las víctimas del terrorismo” y es obra de Aitor Mendizabal y colocada el 30 de enero de 2007.Es de bronce y tiene 400 cm de altura. Promovida por la comisión de Derechos humanos del Ayuntamiento recuerda y homenajea a todos los fallecidos por el terrorismo en Donostia. A los pies una placa refleja el homenaje. 

Y asomados a la bahía, en ese considerado y tan precioso paseo, paralelo a la barandilla de diseño y símbolo de la ciudad, el paseante se topa en la Plaza de Cervantes con la escultura de D. Quijote y Sancho Panza.

Escultura de D. QUIJOTE y SANCHO PANZA de Lorenzo Coullaut-Valera (1876-1932)

Colocada en el año 1973, no sin polémica, es el modelo original que el autor ganó en 1915 en el concurso nacional para erigir en la plaza de España de Madrid el monumento a Cervantes.

Paso a paso, disfrutando del “marco incomparable” el paseante se detendrá en la plaza Aita Vinuesa, frente al Balneario de La Perla, para observar al estatua de Dª Clara Campoamor

Clara CAMPOAMOR de Dora Salazar (1963)



Destaca por su naturalidad, realizada en hierro, con peso de 7,890 kg y altura 1,78 m. recuerda a la mujer que dedicó su vida a la lucha por la igualdad (una mujer, un voto). Fue recuperado por Emakunde y está en esta excelente y nueva ubicación desde Marzo de 2017. 

BICICLETA frente a LA PERLA




Homenaje a la Bici, donada por la ciudad hermanada de WIESBADEN a los 25 años del hermanamiento entre ambas ciudades. La obra representa el aparcabicis que se utiliza en la ciudad alemana, y es obra de la empresa “Brusberg Design”. En el sillín hay una inscripción.

Y continúa la caminata por el Paseo de la Concha hasta la siguiente estación, que no es otra que el magnífico balcón mirador del océano de la plaza del Bicentenario, cerca del túnel del Antiguo, Y allí se encuentra, a la vista de todos los que por allí caminan, la escultura homenaje a Fleming.

Homenaje a FLEMING de Eduardo Chillida (1924-2002)


Es la 2ª versión, confeccionada ahora en granito en 1990, y colocada, tras muchas ubicaciones anteriores en este prestigioso lugar de la ciudad en homenaje a Fleming, descubridor de la penicilina.

Y bajo Loratopea - Pico del Loro, un túnel mágico con arte, en el paso subacuático de unión de las dos playas.

Túnel de MIRAMART de Víctor Goikoetxea (1965)

Un trabajo que con iluminación es espectacular y une arte, arquitectura, energías renovables con la tecnología.

Y pasado el túnel, que permite salvar Loratopea (el pico del Loro) unas escaleras, a la dcha, guían al paseante hasta un mirador bajo el Palacio de Miramar. Allí otra escultura nos da la bienvenida.

ABRAZO de Eduardo Chillida (1924-2002)


Construida en acero, es una estela en homenaje a Rafael Ruiz Balerdi (1934-1992) e inaugurada el 19-2-1994, y que anticipó el abrazo en carne y hueso que se dieron Chillida y Oteiza en 1997, para cerrar 3 décadas de enemistad.

Y ya en la playa de Ondarreta con los hermosos jardines, se encuentra el paseante en el último sector se esta propuesta que debería ser promocionadas por quien corresponda de Turismo, tanto para locales como visitantes.
En el centro la gran estatua de la Reina María Cristina.

ESTATUA REINA MARIA CRISTINA (José Diaz Bueno 1894-1979)

Construida sobre una escultura anterior en bronce, fue una decisión de erigir un monumento en recuerdo de la Reina María Cristina. Realizada en 1942 por cuenta del Consistorio. Anteriormente estuvo en los jardines de Alderdi Eder. Destaca su monumental figura.

Y en el extremo más esculturas

ZEHARKI (A través) de José Ramón Anda Goikoetxea (1949)


Tres cilindros de hormigón, forman una obra que fue presentada en la I Bienal de esculturas de Donostia y se colocó en el lugar que ocupaba el monumento de los caídos, derribado en 1980

Y al lado una sencilla estela que merece la cita

ESTELA de la cárcel de Ondarreta


Colocada en memoria de las personas que estuvieron encarceladas en la prisión allí situada.

Se acercan los donostiarras y los turistas hasta el final de esta sugerencia, a la gran escultura donostiarra “El Peine del Viento”, cita de referencia en la ciudad a donde llegan diariamente locales y turistas a observarla, siendo un espectáculo con mar bravía, pues “geisers” de agua surgen de sus chimeneas


PEINE del VIENTO de Eduardo Chillida (1924-2002)


En un espacio recuperado entre la ciudad y la naturaleza, Eduardo Chillida con su amigo el arquitecto Luis Peña Ganchegui (1926-2009), formaron un espacio soberbio, con paseo, terrazas y tres esculturas de acero que peina el viento. El conjunto es un ejemplo perfecto de belleza en estado puro, una profunda comunión del arte y el paisaje.

La fusión del mar con la fuerza de las estructuras de hierro que han elevado su carácter natural de obra de arte contemporáneo en un lugar de encuentro.

 Un paseo inigualable e inolvidable, que pocos en el mundo podrán rivalizar. Son 6,5 kms de caminata y 16 esculturas que se enfrentan al mar y vigilante eterno. El que lo complete deberá emplear, como mínimo, 2 horas intimando con el paisaje y el arte.
San Sebastián debe demostrar que es una ciudad para varios días.

Tiene numerosos planes para convivir de todo tipo, con un empleo de tiempo ejemplar y admirable para que no se aburra nadie. Solo con este plan descrito, el visitante dedicará una mañana, y después otras tantas en la capital como en las cercanías, que puede obtenerlos en la web de Donosti City.

Síguenos también en 

Facebook e Instagram, Donosti City

Canal Youtube, Donosti City TV

En Radio Viajera, De Donosti al Cielo

En Twitter, @donosti_city

Jesús Mari Alquezar