Por la Cornisa de Lapurdi

23/05/2018 - Un paseo de San Juan de Luz hasta Hendaya

Planes.

Desde Donosticity el visitante podrá encontrar propuestas de diferentes tipos para intimar con San Sebastián , en particular, y con Euskal Herria en general. Entre ellas están las rutas turísticas recreativas caminando para conocer mejor el País.

En esta ocasión sugerimos a los lectores un incomparable recorrido a pie, un viaje al litoral de la costa vasca en su sector de Urruñe, siguiendo la senda litoral un afortunado trayecto balizado, que aunque nace en Bidart puede comenzarse en el Faro Baiona en la desembocadura del Adur-Aturri.


Pero en esta ocasión la propuesta invita a conocer el sector que desde San Juan de Luz-Donibane Lohizune llega a Hendaia, siguiendo la línea marítima terrestre de la “cornisa”.

Existe un litoral, el último eslabón costero de Euskal Herria hacia el N, el de Lapurdi, usurpado por una preciosa carretera turística (hay que reconocerlo), con una ruta senderista que ya estaba trazada en los mapas de antaño.

Entonces su progresión por una indefinida senda era problemática pero ya hace años, tras un trabajo de habilitación por el Consejo General de los Pirineos Atlánticos (hoy Nouvelle Aquitania), se recuperó un itinerario de alto valor paisajístico, además de otros complementos, como son los arquitectónicos del itinerario, que se conoce como senda litoral-Talaia.

Este recorrido llega oficialmente hasta Sokoburu, en el extremo occidental de la playa de Ondarraitz, en la desembocadura del Bidasoa y tras pasar la bocana en la motora, enlaza con el “Talaia “ español por Jaizkibel para terminar en Mutriku.


Pero en esta ocasión, recomendamos, si no se conoce, completar la senda de 15 km, fáciles, sin desnivel, que unen Lohizune (A donde se puede llegar con diferentes medios) con la localidad fronteriza, hasta la estación del topo, con cuyo tren regresaremos a la capital Gipuzkoana. Todo el camino está marcado sin romper el equilibrio natural para facilitar la progresión sin ser perturbados por la cercanía de la paralela carretera.


Iniciará el caminante la marcha en el puente de Donibane-San Juan de Luz sobre la desembocadura del Urdazubi (Nivelle), rumbo al W (donde existen unos amplios paneles explicativos) para conocer caminando la flora, la fauna, el paisaje de esta bonachona cornisa, sus calas, acantilados, su flysch con sus insospechadas bahías y fantásticas formaciones (Las Dumbas) en el tramo de Abadía, junto a la historia.


Los primeros pasos se completan por zona urbana, siguiendo siempre las indicaciones de “sentier littoral” y bandas amarillas, estratégicamente colocadas. Este primer tramo en la vecina Ziburu es un capricho arquitectónico con sus pequeñas casas labortanas.

Después Sokoa con su fuerte y su fachada marítima es otro punto de referencia, puerta de la larga travesía de la cornisa penetrando en los vericuetos de esta amable costa mirador siguiendo el sendero habilitado, cercano a la carretera y dominando siempre el océano con sus geoformas producto de la erosión de millones de años, y descendiendo en ocasiones hasta la orilla del mar en el lugar llamado “Les Viviers”.

Sin grandes esfuerzos pues todo el recorrido es llano y por lo tanto de disfrute y contemplación, objetivo fotográfico de primer orden, el aficionado llegará hasta Asporosttipi, el conocido lugar donde se encuentra el hermoso edificio-residencia labortano y luego la centro de interpretación Haizapia.


Desde aquí, el camino penetra en el espacio, más interesante y relevante de toda la travesía, la protegida reserva de Abadia, donde se ubica el legendario “Castillo d´Abbadie”, de recomendada visita, pero que es otra historia.

Siempre bajo la vigilancia del hermoso palacio medieval de arquitectura neogótica, el caminante superará la perfecta bahía de Loia, y abandonando la ruta oficial de la senda, seguirá la línea costera, para conocer un escenario inolvidable que recomendará sin condiciones, sobre los acantilados de la punta Santa Ana, con el Atlántico como vigilante eterno, balcón inmejorable sobre las dos” dumbas”, zabala y luzea, (Les jumeaux, Arroka bizkiak) con sus contrafuertes costeros del Flysch y con sus geométricas formas.

Después tras superar las casamatas (bunkers) de la “muralla del Atlántico” en la II guerra mundial, (no olvidar recordar), por Nekatonea y Larretxea (casas landesas) se recupera la senda que guía a los excursionistas hasta la playa, que en marea baja se asemeja a las normandas con mucho arenal al descubierto.


Caminar sobre la arena es un placer hasta el extremo, en Sokoburu, balcón de la desembocadura del Bidasoa, donde se sitúa el embarcadero de la motora a Hondarribia.

Para regresar a Donostia, en esta propuesta aún queda al viajero marchador caminar por el precioso paseo marítimo sobre la bahía de Txingudi, pasando por el centro de Hendaia hasta su estación, punto se salida del topo euskotren.


COMO LLEGAR


A San Juan de Luz, autobuses directos desde la estación de buses de San Sebastián. Desde Hendaia trenes SNCF y buses. Si se hace en sentido contrario, mismo sistema, topo a Hendaia y regreso en tren o buses. En coche, a Donibane Lohizune, autopista Bilbo-Baiona salida San Juan de Luz/St Jean de Luz.


Distancia: 15 kms


Duración: 5 horas con descansos

En resumen, este trayecto ofrece unas magníficas vistas panorámicas del San Juan de luz, del puerto de Ziburu /Ciboure al de Hendaia. El itinerario discurre a lo largo de una estrecha cornisa entre la carretera y los acantilados. Una vez se atraviesa la propiedad protegida de Abadia, el itinerario oficial termina en el extremo de la magnífica playa de Hendaia en Sokoburu, aunque los visitantes de donosticity llegarán hasta Hendaia pueblo

Jesus Mari Alquézar