Bosque de Miramón en bici

09/07/2018 - Rutas desconocidas por la ciudad

Rutas.

En esta ocasión, dentro del capítulo de conocer la ciudad en Bici, dirigimos a nuestros visitantes lectores al bosque de MIRAMON-MIRAMONgo basoa, un escenario natural de 628. 000 m2 que gracias a las gestiones, especialmente, de la asociación de vecinos del Bº de Aiete, Lantxabe, con otras imprescindibles colaboraciones y aportaciones ha sobrevivido a la expansión del Parque tecnológico de Miramón con sus innumerables construcciones.

Os apuntamos el recorrido completado por Alba Egileor, Juanjo Cimorra, Francisco San Juan y Jesus Mari Alquézar.


Situado en una colina sobre San Sebastián, es un espacio verde, un bosque salvaje y en lugares orinoco amazónico que alberga una fauna y flora exquisita que merece protegerse y conservarse. Entre las especies arbóreas destaca su biodiversidad, y son los robles, castaños, avellanos, hayas, alisos, pinos negros, tilos, olmos, álamos, laureles y acacias un regalo para los sentidos.


Geográficamente se ubica entre la variante donostiarra (GI 20), el Pº de Oriamendi y el Pº de Miramón (Illunbe) y su interior se desarrollan dos profundas vaguadas, surcadas por saltarinas y cantarinas aguas, “Pakea erreka” y “Mando erreka”, que se salvan por dos curiosas pasarelas para unir las riberas, y que forman un encantador estanque.

Tras un enorme trabajo de regeneración, el ayuntamiento con Lur paisajistak como empresa diseñadora y Obegisa constructora sin olvidarnos de la aportación económica del Parque tecnológico se ha logrado un excepcional lugar, que se inauguró en Febrero 2017 para que tanto donostiarras como visitantes puedan dirigirse a disfrutar de la naturaleza.

Diferentes entradas dan origen a paseos a pie, con varias rutas con encanto para intimar con él. Destacan en su interior el caserío Katxola (siglo XVII), que ha sobrevivido a otros ya desaparecidos. Es museo sidrería y lagar que confecciona sidra artesanal que muestra la historia y los valores de Aiete perdidos por el crecimiento inmobiliario. El deseo de los responsables es que en un breve futuro se convierta en un centro neurálgico de interpretación del Bosque de Miramón, que sea además la memoria histórica de lo que era un monte con sus tierras de labranza. Del bosque se obtenían la bellota para los animales, el castaño y la leña para calentarse.

Se ha reconocido que sin la intervención de los vecinos de Aiete, el parque tecnológico en constante crecimiento y la invasión inmobiliaria, el bosque tenía una corta vida; el estanque, la zona de picnic del Culinary Center, el anfiteatro y las torres de Arbide son otros puntos que visitaremos con la bici pues sobre las 2 ruedas todo está más cerca.


Si para los senderistas es un sitio excepcional para caminar, donde se pueden planificar hasta paseos de 2,30h, para los ciudadanos recorrerlo en Bici, es un capricho a no desaprovechar. Eso sí, utilizando únicamente, las pistas cementadas, para no dañar los caminos de tierra.


Para ello, para intimar con el bosque sobre las 2 ruedas, hemos trazado un itinerario, desde la ciudad, para aproximarnos por los “bidegorris “de la capital, y regresar por otra vía, pasando por otro Parque emblemático, el de Ametzagaiña también con valores reconocidos y así justificar el viaje, y con la ventaja, además, de que cada ciclista interesado pueda trazar su propio recorrido.

RUMBO al BOSQUE de MIRAMON

Aprovechamos la extensa red de carriles bicis de la ciudad. Desde el Auditorium Kursaal. Comenzamos ésta excursión ciclista por la ribera dcha del rio Urumea hasta el puente de la Real Sociedad (Antiguo de Hierro) para cruzar a la orilla izda que nos conduce salvando el puente de Sarasola al popular Barrio de Loiola.

Tras el siguiente puente, el de los cuarteles, un ramal a la dcha, por la hípica, inicia la preciosa subida a Zorroaga, desde donde descendemos al campo de futbol de Anoeta para iniciar el ascenso-carretera de Hospitales- a Illunbe (Plaza de toros)- donde, se puede afirmar, nace el bosque de Miramón.

Una gran masa verde evidencia el bosque y a continuación, por esta zona, se descubren varias puertas de entrada al Parque, (Paneles indicativos) algunas solo para senderistas y otras también para BTT´ ros.

La carretera muy tumbada, no presenta gran desnivel ni dificultades deportivas para alcanzar la Policlínica en placentera ascensión y allí, siguiendo las indicaciones de EITB e Ikusi, al final de la carretera nace la vía de circunvalación del Bosque, un paseo incomparable y excepcional ya en su interior disfrutando de las bondades del espacio natural.


CIRCUNVALANDO el BOSQUE

Fue la primera vía abierta en el Bosque, cuando aún no había construcción alguna en los alrededores. Es un sinuoso y magnífico trazado bien balizado que recorre las diferentes posibilidades de la laberíntica red de senderos. Salva la también primera pasarela de” Pakea erreka” (a la dcha) y cierra el circulo en el anfiteatro donde se han plantado 251 manzanos para la producción de sidra en Katxola.

Una estrecha pista en lazos sube hasta el caserío, cuya visita, así como el frontón y la cercana escultura a la sidra son de obligado cumplimiento. Hay que salir al bidegorri del Pº de Oriamendi que paralelo al bosque, pasa por las cercanías de Culinary center, deriva a la izda a la policlínica y desciende por la carretera de la sede de “Euskadiko Orkestra” (indicada) hasta la entrada al Bosque por “Errotatxosarea -9-”, la primera bajando, y a la izda.


EN EL CORAZÓN del BOSQUE

Este afortunado recorrido se abrió en la regeneración, y sirve para penetrar al núcleo central del bosque en un suave diente de sierra.

Atravesando la espectacular “pasarela berria”, de acero galvanizado, sobre el barranco de “Mando erreka”, y circula totalmente perdido en el bosque atlántico de robledal acidófilo de Quercus Robur, en una travesía que es una canto a la vida, que dice “Felix Pérez” uno de los “alma mater” del Bosque, se alcanza de nuevo la salida situada sobre la pasarela del estanque, y en las proximidades del ascensor del Parque tecnológico.

El siguiente punto obligado, encerrado en nuevas construcciones, son las Torres de Arbide que se salvaron milagrosamente de su desaparición. Estaban en el Pº de los Fueros de la ciudad y se trasladaron, por su valor arquitectónico, piedra a piedra.

REGRESO a la CIUDAD

De nuevo en la Policlínica, en los límites del Bosque y tras la inolvidable visita, queda retornar a la capital Gipuzkoana. Aquí cada ciclista puede emplear su fórmula, pero como novedad sugerimos este recorrido. Tras la puerta de Errotatxo, en abierto descenso y a la dcha nace una disimulada y estrecha pista que con numerosos lazos, también en el bosque, asciende hasta la urbanización de hospitales, sigue por la carretera y a la dcha (Begiristain) se toma la carretera que por Mary Ward baja a Martutene, en un retorno al pasado a un mundo rural que lucha por no desaparecer.


En Martutene se toma bide gorri del Urumea que sale al puente de Txomin (Espartxo), que se cruza rumbo, salvando el Urumea, al cercano parque de Ametzagaiña en cuya cima se sitúa el fuerte del siglo XIX.

Tras el santuario/convento de Uba, penetramos en el parque por la entrada meridional y por su alameda superior alcanzamos el afortunado mirador que nos asoma a la ciudad desde otro ángulo inverosímil, que con mesa de orientación ofrece un diferente, espectacular y magnífico cuadro de la urbe desde el océano pasando por el centro romántico a los ensanches y suburbios sin olvidarnos del exquisito paisaje de montañas que circundan Donostia, incluyendo sus Parques y entre ellos el de Miramón.

Por el bide gorri de Intxaurrondo Sur, Ategorrieta y Calzada Vieja se llega a la Zurriola y al Kursaal donde finaliza este incomparable circuito “El bosque de Miramón en Bici “

DATOS TECNICOS

“Hágalo Vd también”

Toda esta travesía suma 34,300 kms. Desde Illunbe (Considerando la entrada al Bosque propiamente dicho) hasta Policlinica son 2,5 Kms y hasta la entrada por Ikusi 3,7 Km.

La circunvalación del bosque desde la entrada de Ikusi son 4,10 kms.

El recorrido del Bosque, desde Illunbe y la ruta citada en el bosque hasta Hospitales, en el regreso, asciende a 16,5 kms.

El resto hasta los 34,300 es la distancia contada en la aproximación y regreso.

Aproximadamente 3 horas de pedaleo. 

Jesus Mari Alquézar