COSTA FRANCESA. BIARRITZ, BAYONA Y SAN JUAN DE LUZ. RUTA 4.

Localidades costeras de gran belleza, mucha historia y presente moderno.

  • Foto portada : Wilco Westerduin, autor de Planet Basque.

Ahora en nuestra máquina del tiempo, otro viaje más al pasado. De nuevo el Cantábrico enfurecido. Un barco a la deriva intenta entrar en la costa azotado por las olas. Las afiladas rocas parecen arrecifes que sin duda van a partir el barco en dos. O en tres. No hay duda y todos los que contemplamos la escena desde el acantilado sabemos que no hay opción de que esos bravos marineros se salven. Olas de cinco metros por encima de rocas, peñascos y del propio barco. Las nubes cierran el horizonte en el que las propias olas dibujan castillos. Una bruma espesa funde la escena.

De pronto, un rayo castiga la roca que sobresale de la pared del acantilado iluminando el mar como si fuera un camino celeste. Arriba el cielo se abre dejando nubes amontonadas a los lados. Por el camino que marca la luz las aguas se amansan y el barco las cruza haciendo sonar las sirenas llegando a puerto como en un día en calma. Biarritz y la Roca de la Virgen acababan de nacer ante los vítores de cuantos nos agolpamos en el acantilado.

Siglo XIV, Gastón Febo, Conde de Foix y Bearne, persigue un jabalí por el bosquecillo hasta que cae a un manantial de agua salada, ahogándose y hundiéndose. Un año después, unos cazadores ven al jabalí muerto, sí, pero en perfecto estado. La sal de la cuenca del Adur obró el milagro. Acababa de nacer el famoso jamón de Bayona.

Paso y paso las páginas del tiempo. Desde romanos cruzando la Puerta España de Bayona, a corsarios esperando a lanzar su ataque en la entrada de San Juan de Luz, pasando por balleneros que se las ven y desean para llegar al Port Vieux de Biarritz.

Esta página de ahora me entretiene, la verdad. Una Emperatriz de nombre español, granadino para más señas, se casa con Napoleón III e invita a su corte a zares rusos mientras elaboran sus cocineros un pastel de hojaldre en base a almendras. Bendita la hora como bendita la Eugenia de Montijo. Fiestas japonesas, homenajes a Baco… intuyo que no acabarían muy sobrios los invitados. Iglesias, Casinos, Palacios y villas se van levantando en la costa.

Es lo que tiene la costa del Sur de Francia, Bayona, Biarritz, San Juan de Luz. Conjugar la historia, la realeza, un pasado burgués con gente que va en bañador y una tabla de surf. La historia del mar y los pescadores con las tiendas de chocolate y mermeladas. El ver un Palacio junto a un puertecito de pescadores, lo mismo que a un surfero junto a un señor en americana blanca y canotier.

La costa que desafiaban los pescadores y la de quienes cabalgan a lomos de la ola de Belharra, una de las más grandes del mundo. La costa donde veremos ponerse el sol casi todo el año. La costa que se disfraza de Belle Epoque en las calles de Biarritz, de blanco y rojo en Bayona, del color de la luz en Saint Jean. La costa que con razón, fue destino de Reyes.

  • Foto : Wilco Westerduin.
  • LA EXCURSION.

Como aparcar es un problema y las épocas de días largos por el sol son las veraniegas, el lector tendrá que elegir el orden de su itinerario así como visitar uno, dos o los tres destinos en el mismo día. Junio sería una época ideal a fin de evitar fiestas que todavía masifiquen más las calles y los aparcamientos.

Puestos a redondear la jornada sería posible hacer estos tres maravillosos lugares de la costa francesa pero si luego se vuelven locos aparcando, no se acuerden de la familia del autor ni del editor. Aunque advertimos el problema, con esfuerzo y calma se puede.

Madruguen para ver San Juan de Luz a primera hora de la mañana, justo cuando la luz es más tenue y los barquitos empezarán a salir a la mar. Dos horas serán suficientes para ver esta localidad y si hemos llegado para las 09,00 horas, a las 11,30 estaremos ya aparcados en Biarritz donde pasaré la jornada hasta las 18,00 horas aproximadamente, tiempo de sobra para pasear y elegir la playa donde darme un baño. De ahí a Bayona, quince minutos de coche y si somos capaces de aparcar, ir derechos a la maravillosa Catedral gótica que de lunes a sábado cierran a las 19,00, si es domingo a las 20,30. Ver de tarde noche Bayona también tiene su toque especial con las casas reflejadas en su río Nive.

El recorrido puede hacerse perfectamente al revés empezando por Bayona, luego Biarritz y remate en San Juan de Luz que también ganará mucho al atardecer, sobre todo si he decidido ir por La Corniche entre Sokoa y Hendaya, de la que ya hablamos en otro capítulo. Diseñen pues su trazado, hagan los tres destinos, seleccionen dos o uno solo. Esta vez les damos turno para marcar la ruta, ejercicio saludable de un buen excursionista.

La costa sur francesa ha sido y es uno de los destinos más buscados entre los franceses adinerados. Pueblos pesqueros que han sabido adaptarse a los tiempos, lugares con mansiones, palacios donde la realeza veraneaba, mantienen el toque de familias aburguesadas pero en unión a otro tipo de público, el joven, el surfero.

Son además un deleite paisajístico con la suerte de estar orientados hacia el sol, casi todo el año, eso sí, cuando sale porque los días de nubes son también muy habituales.

  • Foto : Wilco Westerduin.
  • 2.EL RECORRIDO.

Madruguemos pues con la idea de estar en San Juan de Luz a las 09,00 horas. Desde San Sebastián, la forma más rápida es por la autopista pasando la frontera y en 40 minutos habré aparcado sin mayores complicaciones.

  • 2.1.San Juan de Luz.

Será por su ubicación especial, en una especie de llanada sin grandes obstáculos montañosos en sus cercanías y mirando al mar, para que le llamemos la ciudad de la luz. Intentemos aparcar en las calles posteriores a la bien visible estación y de esta forma evitaremos pagar. A estas horas no habrá ningún problema y así entro en la localidad bordeando el río Ugarana que estará lleno de barquitas de colores, con la imagen del macizo granítico de la Peña de Aia como una corona sobre la vecina Ciboure con sus casas en la ladera de una pequeña colina.

Con el sol a mi espalda, primera oportunidad para que la cámara se luzca. San Juan de Luz fue en el siglo XVII una antigua e importante base de corsarios vascos. Es curioso que ahora sea un centro de vacaciones importante, más relajante incluso que la cercana Biarritz.

Ya en el centro, saboreo el paseo por la plaza y la Rue Gambetta de coquetos y bien cuidados comercios viendo las casas de tejados rojos y verdes, algo que se repite en los pueblecitos de alrededor como Askain, Saint Pée o Sara. En esta calle sobresale la luminosa y abalconada Iglesia de San Juan Bautista donde en 1660 se casó Luis XIV de Francia con la Infanta María Teresa de España.

Busco caminar por el Paseo Maritimo viendo el Gran Hotel y el Casino La Pérgola, con su gran playa en una redonda bahía decorada por los barcos y con Sokoa enfrente. No olvidaremos fácilmente estas imágenes y esta sensación de paz y tranquilidad.

Las 11,00 horas será un buen momento para salir y por la carretera de la costa D-810 me dirijo a Biarritz pasando por Guéthary y Bidart. En quince minutos entraré en Biarritz con la advertencia de que no es difícil perderse entre calles más bien estrechas. A esta hora todavía no estará masificado ya que la mayoría de excursionistas cometen el error de levantarse tarde, preparar las tortillas y si me apuran ir a buscar a la suegra. Daros cuenta que nosotros ya hemos hecho primero la maravillosa San Juan de Luz.

Encontraré un parking gratuito en la Avenue Charles Floquet muy cerca del Jardín Público y de la Halle de la Ville de Biarritz que me lleva enseguida a la Plaza de Sainte Eugenie. Si no me importa pagar tengo un aparcamiento en esta misma plaza donde comenzaremos el recorrido.

  • 2.2. Biarritz.

De la misma forma que San Sebastián fue destino de la realeza española, Biarritz fue otro lugar de vacaciones y vivienda de la realeza francesa y más tarde, rusa. Un pueblo pesquero y fundamentalmente ballenero pasó a convertirse en calles con palacios y mansiones y más tarde en cuna del surf.

Todo se conjuga con armonía en Biarritz, la llamada Reina de las playas y playa de los Reyes. Sin olvidar su pasado pesquero, se observa una clara unión entre balnearios de lujo y ambiente moderno, casas burguesas con locales desenfadados, señores de trajes blancos impolutos con canotier junto a surferos en bañador.

Y es que Biarritz fue posiblemente cuna del surf en Europa en 1957 gracias a sus grandes playas de muy buenas olas, no tan famosas por su tamaño como la cercana ola de Belharra, pero sí permiten hacer grandes competiciones mundiales. Seis kilómetros de playas de fina arena y aguas con algas que al añadir yodo, le dan un efecto terapéutico motivo por el cual se abrían grandes balnearios.

Fue a mediados del siglo XIX cuando la emperatriz Eugenia de Montijo, esposa de Napoléon III, fijó aquí su residencia Palacio en lo que ahora es el Hotel du Palais, edificio emblemático de Biarritz como pueda serlo el María Cristina en San Sebastián. El matrimonio abrió también la cercana Capilla Imperial dedicada a la mejicana virgen de Guadalupe.

Cerca veremos también la Iglesia Ortodoxa de estilo bizantino donde oficiaban misas la nobleza rusa que llegaba invitada por Eugenia de Montijo quien por cierto era granadina. En su séquito llevaba cocineros españoles e invitado el Zar de Rusia Alejandro II a la exposición de París en 1855 diseñó como postre un pastel que gustó tanto al Zar que pasó a llamarse Pastel Ruso para deleite de los amantes de los postres. En Biarritz, de gran tradición chocolatera, al estar bañado en chocolate pasa a llamarse Pastel Biarritz.

Pero tras los vítores oportunos al pastel pasemos a caminar por Biarritz, iniciando el recorrido en la Plaza de Sainte Eugenie.

  • 2.3. Sainte Eugenie.

Destaca en el centro de la Plaza esta bellísima Iglesia de estilo neogótico de fines del XIX y principios del XX construída sobre una primera capilla de 1856 en estilo romano-bizantino. Una visita a su interior merecerá la pena y como estaremos ya sobre el mar iremos hacia la izquierda por el Puerto de Pescadores.

  • 2.4. Puerto de pescadores.

Coqueto y pequeño puerto con diques que entran y salen formando curiosos espacios y donde ver saltar las olas es un espectáculo. Un recuerdo del pasado pesquero de Biarritz que ahora se convierte en una zona, más bien un rincón muy agradable con restaurantes donde comer pescado fresco o marisco.

Sigo caminando con la suerte de que todo nos quedará muy cerca.

  • 2.5. Rocher de la Vierge.

La Roca de la Virgen es posiblemente el lugar más fotografiado en Biarritz, ( foto 2 ). Data de 1865 en recuerdo a la leyenda que ya hemos citado en la introducción. Queda su islote unido a tierra por un puente construido por Eiffel, llamado tanto Puente Eiffel como Puente Napoleón III. Puente y roca forman un conjunto colgado al mar de gran belleza sobre el que domina una explanada ajardinada y el Aquarium de Biarritz.

Desde ahí pasamos al Puerto Viejo, otro rincón muy coqueto.

  • Foto : Wilco Westerduin.
  • 2.6. Port Vieux.

Aquí llegaban en su tiempo los balleneros para dar paso a una zona semicircular, muy pequeña, con una playita de baño tentador, rodeada de bares y comercios y que da acceso a las típicas calles Rue Mazagran y Rue Gambetta.

Siguiendo el paseo veremos otro saliente al mar con un edificio singular.

  • 2.7. Villa Belza.

Llama la atención este edificio aunque seguro pocos se han puesto a pensar de qué se trata. Es la Villa Belza con una bella torre tipo castillo medieval. En 1923 por aquello de la presencia en Biarritz de la nobleza rusa invitada por Eugenia de Montijo fue un restaurante ruso y cabaret que posteriormente se abandonó sufriendo incluso un incendio hasta que se restauró en 1997 pasando a ser Patrimonio Cultural.

  • 2.8. Plage de Côte des Basques.

Justo pasar este edificio llegamos a la playa más conocida de Biarritz por su importante actividad surfera. Una larga playa que en cualquier momento del año estará repleta de tablas de surf. Está situada a los pies de un acantilado pequeño que se baja con grandes escalinatas. Enseguida veremos al fondo la silueta de los montes cercanos, Larrun, la Peña de Aia y Jaizkíbel.

Demos aquí la vuelta y a la altura del Port Vieux callejear por la Rue Gambetta hasta la Plaza de Sainte Eugenie salvo que se quiera regresar por el mismo sitio. Desde la plaza pasaremos a la otra gran playa de Biarritz con su paseo marítimo.

  • 2.9. Grande Plage.

Es el paseo principal de Biarritz repleto de comercios y cafeterías con el edificio del Casino Municipal, de estilo Art Decó que ahora es teatro y piscina. En verano la estampa de las carpas y toldos para los bañistas con el Hotel du Palais al fondo nos hará disparar la cámara de fotos.  En este paseo casi avenida marítima, tienen lugar numerosas actividades relacionadas con la Belle Epoque en la primera semana de Junio. Biarritz, tan ligada a los años locos.

El paseo continúa por debajo del Hotel salvo que esté cerrado por los temporales, algo habitual en los meses propicios de invierno y primavera. Si es así continúo por la pequeña carretera hasta el Faro teniendo en cuenta que junto al Hotel están la Capilla Imperial y la Iglesia Ortodoxa.

  • 2.10. Faro y Plage de Miramar.

Esta playa va desde el Hotel du Palais hasta el Faro, es otra buena zona de baño pero con mareas bajas ya que importantes corrientes la hacen peligrosa. De hecho no veremos aquí surfistas. Dominando el promontorio su enorme Faro construido en 1834 y de 74 metros de altura, al que se puede acceder desde el Hotel Regina o por las escalinatas y pasarelas de su sendero.

Ver desde aquí al atardecer toda la costa hasta Jaizkíbel es algo muy buscado por los amantes de los espectáculos naturales. Si además hay temporal marítimo el espectáculo pasa a ser grandioso. Y gratuito. Al otro lado del Faro, la costa de la cercana Anglet con otra playa más.

Entre idas y vueltas hemos recorrido un paseo marítimo de enorme belleza. Es de esperar que a estas alturas ya habrá escogido usted, amigo lector, un lugar para darse un baño, para comer, para comprar chocolate y para tomar el Pastel Biarritz que con tanto cariño hemos citado.

  • Foto : Sonia Urreizti.

Hora de salir a Bayona. Las 18,00 horas en mi reloj y por la carretera de Anglet D-810 llegaré a Bayona y en unos veinte minutos habré aparcado… si hay sitio. Pero seguro que estaremos tocados por la providencia. Vayamos derechos al Parking De Gaulle, con el Adur al lado y el Ayuntamiento con su Plaza de la Libertad a un paso.

  • 2.11. Bayona.

Bayona merece una visita tranquila y pausada. Callejear por su parte antigua es una verdadera delicia. Una ciudad dividida por dos ríos, el Adur, más amplio y caudaloso y el Nive, más pequeño y que se junta al primero entre el Ayuntamiento y el Pont de Saint Sprit, donde iniciamos la visita.

Desde este puente y sin necesidad de cruzar al otro lado, salvo que tenga tiempo de sobra, observo la citada Plaza de la Libertad con el edificio del Ayuntamiento y las agujas de la Catedral de Santa María bien visibles, por algo tienen 85 metros de altura, me indican el camino a seguir.

Tengamos en cuenta que de lunes a sábado la Catedral cierra a las 19,00 y los domingos a las 20,30.

  • 2.12. Catedral de Santa María.

Catedral gótica iniciada en 1213 con un claustro gótico flamígero de 1240, uno de los mayores claustros de toda Francia. La Catedral se termina en el XVII aunque todavía se le añade la Torre Norte en el XIX. En su interior hay numerosas vidrieras de estilo Chartres y todo el conjunto es Patrimonio Mundial en el contexto del camino de Soulac hacia Santiago de Compostela.

Aprovechemos nuestra visita a Bayona para caminar por las estrechas calles y acercarnos a la zona de casas sobe el río Nive y sus pequeños puentes en una típica imagen de casas vascas reflejadas en las aguas del río.

Desde Bayona tomaré la autopista de peaje hasta San Sebastián y en 50 minutos más habré terminado la excursión. Si ha sido capaz de completarla sin atascos, problemas de aparcamiento y con mucha felicidad, tenga un recuerdo al autor de la propuesta con una cajita de pastel de Biarritz, el ruso bañado en chocolate. Son detalles que siempre se agradecen.

  • Foto : Wilco Westerduin.

A TENER EN CUENTA.

  • Junio es la mejor época para este recorrido sin tantos agobios de atascos o problemas para aparcar.
  • Si el día es luminoso, pruebe a llevar su propia comida para dar cuenta de ella en alguna playa. Biarritz y San Juan de Luz las tienen par elegir.
  • La autopista de Francia, por los motivos que sean, además de cara, está siempre en obras. Por lo menos entre 1985 y 2019. Es un clásico entre los donostiarras esta A-63 y sus permanentes obras. Llega un momento que da hasta risa.
  • Escoja bien el destino si solo desea hacer alguna de las partes porque como ya hemos insistido es difícil hacerla completa y puede resultar agobiante el tema de aparcamientos.
  • No se vaya de Bayona sin ver sus chocolaterías. Y sin probar sus bombones. Dos docenas mejor que una.
  • Tanto Biarritz como Bayona son dos localidades muy esmeradas en la iluminación navideña por lo que también en invierno merecen ser visitadas.

EXTRACTO DE NUESTRO LIBRO » 20 RUTAS FASCINANTES POR EL PAIS VASCO « de Singlator Ediciones.

CAPITULO 4. COSTA FRANCESA, HISTORIA Y PRESENTE UNIDOS.

A  LA VENTA EN LIBRERIA DONOSTI DE SAN SEBASTIAN Y EN EL ENLACE… PINCHA AQUI

  • Foto : Wilco Westerduin.

Y para seguir el día a día con Donosti City :

  • Facebook, grupo Donosti City y Donosti _ City
  • Twitter, @donosti_city
  • Instagram, @donosti_city
  • Youtube, Canal Donosti City TV
  • Radio Viajera. Programa de radio online en Radio Viajera en el que emitimos semanalmente DE DONOSTI AL CIELO. Programa en el que os hablamos de planes, excursiones, lugares, personajes de nuestra tierra. Podcast en ivoox, itunes y también en Spotify.
  • Sección en Teledonosti.  Planes, excursiones, las mejores fotos… en Gipuzkoa a diario de Juan Mari Mañero.
  • También en Linkedin como Carlos Bengoa.
  • Donosti City TV – Egunon Telebista. Reportajes TV.
  • Donosti City con Carlos Bengoa ha publicado su primer libro » 20 rutas fascinantes por el País Vasco « de Singlator Ediciones.
  • Nuestro posicionamiento web con FIDENET COMUNICACION diseño y posicionamiento de webs y redes sociales. Donosti City ha multiplicado por 10 su número de entradas en el blog en tan solo unos meses gracias al trabajo de FIDENET y su equipo.