CAMINO de SANTIAGO DEL INTERIOR DE GIPUZKOA. (6).

De Beasain a Zegama, Goierri en estado puro.

  • Por Jesús María Alquézar.

Lo que iniciamos en Irun hasta Astigarraga como una actividad excursionista en tiempos de la pandemia y confinamientos perimetrales,  siguiendo el camino de Santiago por el interior o Camino Vasco, y ante el interés que nos despertaron las dos primeras etapas nos pareció oportuno e interesante, por su atractivo, atravesar Gipuzkoa hasta Zegama siguiendo tres cuencas, las de los  ríos Bidasoa, Urumea y especialmente la del Oria que discurre entre líneas de montañas emblemáticas del territorio.

Este Camino Guipuzcoano se activó en el siglo XIII cuando Gipuzkoa y Álava fueron miembros de la Corona de Castilla. Actualmente como hemos contado en anteriores capítulos, el recorrido quizá esté muy industrializado y urbanizado pero aún se mantiene vivo el mundo rural, que vive en comunión con importantes localidades con las que intimaremos siguiendo las flechas amarillas de la ruta compostelana.

Desde Donosti City hemos querido dejar un testimonio del covid 19, que nos ha servido para completar un  ejercicio diferente de caminar a los nuestros habituales, en jornadas independientes, como el que os hemos contado y que con este episodio nos despedimos.

BEASAIN.

En la ultima entrega (5), visitamos intensamente Beasain,  la importante localidad con mayor actividad comercial de la comarca y situada en el corazón del Goierri con una rica arquitectura histórica y contemporánea y desde aquí iniciamos la marcha, la del último eslabón hasta los confines de Gipuzkoa en Zegama.  En el extremo occidental se encuentra el conjunto monumental de Igartza y desde allí vamos a surcar la ruta mas maravillosa que uno puede imaginarse en este “Camino de Santiago Vasco.”

Enseguida nos toparemos con el campo de futbol , (Estadio municipal de Igartza)  , y atravesando las vías de tren penetraremos sin contemplaciones en el mundo rural siguiendo un cordal balcón y belvedere sobre todas las montañas modestas del Goierri y también sobre los macizos más importantes de la orografía vasca como son  Aralar y Aizkorri que durante las horas de andar serán nuestros eternos acompañantes, ofreciéndonos unas vistas de postal desde diferentes ángulos.

En un disfrute sin reparos, en un escenario con relieve, en un contínuo diente de sierra se alcanza la primera localidad de esta etapa del   “ camino”, Olaberria.

OLABERRIA.

Sobre una colina (342 m) se encuentra este pueblo conocido por el “balcón del Goierri” porque desde sus miradores se disfruta de unas panorámicas de inimaginable belleza, tanto de los dos macizos citados Aralar, donde destaca el altivo y piramidal Txindoki  y Aizkorri con su alargada cordillera, como de otros cordales menores muy apreciados y concurridos por los montañeros y que se reconocen fácilmente.

A pesar de ser una pequeña localidad conserva unas riquezas que se conocen en un corto paseo, tales como la iglesia parroquial de San Juan Bautista, remozada en los siglos XVI y XVII, la Casa Consistorial, edificio también recientemente reedificado. Al ser un enclave en un escenario campestre, tiene el ayuntamiento trazadas diferentes rutas de senderismo por todos los alrededores y una de ellas trascurre por la ermita de Santa Cruz, con la oportunidad de admirar la interesante bóveda de madera que cubre el altar.

Se sale del pueblo por la calle Zebazelai hacia Iurre siempre siguiendo las abundantes flechas y balizas amarillas. Se cruzan diferentes caseríos catalogados como el atractivo de Miraballes y se gira a la izquierda donde un mojón jacobeo nos introduce en preciosos caminos de monte. De nuevo se avanza entre caseríos (Aldasoro)  hasta alcanzar la casa solariega de Oiarbide (señalizada) con escudos de armas en la fachada en un trayecto espectacular en un paraíso rural por excelencia, rodeados de prados, bucólico y pastoril, donde no faltan cabezas de diferentes ganados que mejoran la imagen natural .

Ya camino de Idiazabal, tras una rústica y providencial fuente para refrescar e hidratar al peregrino, siempre en un suave pero continuo bajar y subir, llegamos al conjunto de caseríos de Nafarrasagasti, puerta de  una vieja calzada que llega al caserío Antia, que tiene a su izquierda el santuario de Gurutzeta, que merece que nos acerquemos para intentar observar sus tesoros internos, si estuviera abierto. De nuevo otra empinada y muy bien conservada calzada milenaria,Uzkanga, nos baja hasta el centro del alargado pueblo de Idiazabal, famoso por su queso con denominación de origen.

IDIAZABAL.

Al fondo del valle aparece la localidad  de Idiazabal rodeada de montes de modesta altitud, y como siempre en el recorrido, entre los gigantes Aralar y Aizkorri . El municipio tiene el casco urbano, donde se llega siguiendo las “amarillas” y el barrio de Ursuaran con sus caseríos tradicionales.

No dejaremos de visitar la iglesia parroquial de San Miguel, con su llamativo portón de entrada de estilo románico-gótico (S XII-XIII),  y   contemplaremos el cercano monumento al pastor en honor al pastoreo ovino de estos lares y a la producción de afamado queso de denominación de origen que se produce con la receta tradicional de los pastores vascos  y que alcanza precios de escándalo en los concursos.

El municipio tiene su centro de interpretación y degustación del queso Idiazabal, donde los visitantes pueden conocer la historia del producto y su elaboración que se trasmite de generación en generación. La feria del día del queso del primer domingo de mayo concentra numerosos ciudadanos y pastores  de todas partes de Euskadi.

Merece citarse la plaza mayor con el ayuntamiento y también conserva palacios de Indianos (Txomenarenea, Floreaga ,Arraizenea…) y otras casas señoriales (Eztenaga,Maugia,Oiarbide ..) que se reconocen fácilmente en el paseo antes de seguir el recorrido que por la calle Bikuña y tras el humilladero se dirige a la derecha  hacia la autovía que se salva por un paso subterráneo, que siempre se recuerda por la exigente aldapa que nos exige para salvarla.

Una vez arriba, en una rotonda y a la izquierda asoma Segura, a donde se llega rápidamente por el carril bici y peatonal construido para facilitar el avance.

SEGURA.

Antiguamente amurallada , su construcción es la tercera de las villas que hemos atravesado con las calles que se desarrollan paralelas para finalizar en una plaza almendrada, y por lo tanto fundada en 1256 por el rey de Castilla.  Es sin duda la más bella de esta travesía que está llegando a su final. Contrasta  su entorno natural con su casco medieval, y además fue una de las rutas comerciales entre Castilla y la costa y en la Edad Media era una de las mas importantes de Gipuzkoa, pero el mérito es  que conserva su carácter  y personalidad como antaño.

Declarado conjunto monumental con su trazado en forma de óvalo, con sus puertas de entrada y sus numerosos palacios y casas solariegas con sus blasones en las fachadas, nos recuerdan su pasado. Es obligación hacer una parada y un recorrido completo para disfrutar con los palacios Lardizabal y Jauregi, la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción de estilo gótico vasco y cuyo retablo barroco-rococó está calificado como monumento histórico artístico, y también las casas Gebara y Ardizarras.

Los amantes de la montaña tienen desde Segura diferentes rutas senderistas y montañeras catalogadas. Y no debemos olvidarnos que las procesiones de Semana Santa, de las pocas que se conservan en Gipuzkoa que son parte de una tradición que se ha trasmitido de generación en generación. Los jueves y Viernes Santo de cada año, la localidad es cita de una multitud de gente que intenta encontrar un lugar para ver el paso solemne de un bien confeccionado desfile religioso con Nazarenos, costaleros encapuchados, soldados romanos, músicos y txistularis acompañados  en procesión por vecinos de la villa con cirios, y además con  diez pasos con motivos religiosos de la vida de Jesús (pasión, muerte y resurrección) que recorren las calles del casco antiguo. Además de la causa religiosa es un espectáculo.

El “ camino” nos saca por el portal de Zerain que desciende al rio Oria. Estamos cerca de su nacimiento y sabemos que a 5 kms. terminaremos este pequeño viaje a pie por la ruta  jacobea en tiempos de la inolvidable pandemia. La vía compostelana toma un camino peatonal y ciclista, nada monótono con el Aizkorri como telón de fondo cerrando el horizonte y con la ilusión de llegar a Zegama.

ZEGAMA.

Zegama, en la cabecera del valle del Oria  y en el Parque Natural del Aizkorri además de ser la puerta de Gipuzkoa con Castilla por la Llanada Alavesa, es un pueblo muy relacionado con los deportistas de la montaña. Antaño desde su apeadero Renfe, los montañeros  dirigíamos nuestros  pasos hasta la abrupta y recortada cresta cimera.

Entre sus  acontecimientos deportivos, (tiene otros culturales), Zegama es la artífice del famoso maratón alpino Zegama-Aizkorri dentro del circuito mundial y que acoge los mejores korrikalaris de montaña del mundo cada año. Desde Zegama hay trazados diferentes rutas de senderismo de montaña alrededor del macizo señor de Gipuzkoa.

Esta etapa larga merece hasta pernoctar en este impresionante escenario a modo de descanso vacacional, y visitar tranquilamente los encantos que nos ofrece.

El paseo por el casco urbano nos permite disfrutar con diferentes edificios como la iglesia de San Martin de Tours (siglos XV-XVI), que destaca a nivel montañero que en su interior guarda una cruz de la ermita de la cima del Aizkorri (1528 m) considerada una de las más antiguas de Gipuzkoa, y el mausoleo del general Carlista Zumalakarregi, el ayuntamiento, las casas solariegas Kapitanetxea, torre de Ugarte, Aitamarren ( la más antigua) y Mazkiaran Barrena (donde murió Zumalakarregi,) que son parte del inventario.

Ligada la localidad a numerosas ermitas  que se asientan en sus alrededores apuntamos la del Sancti Spiritu y la de la cueva de  San Adrián, que es el paso natural para seguir por el “camino” hacia Álava, pero para nosotros aquí finaliza nuestra historia.

Distancia de esta jornada desde Beasain hasta Zegama:  16,2 km

Desde Irun hasta Zegama: 83,3 km

 Esta singular caminata permite conocer intensamente las localidades importantes del paso del “Camino” con sus patrimonios diversos y toda la comunión del mundo rural y de su naturaleza con la industrialización del territorio histórico de Gipuzkoa.

EL CAMINO de SANTIAGO en BICI.

La ruta Compostelana en Gipuzkoa es un recorrido muy apropiado para completarlo en BTT. Salvo en la etapa Irún-Astigarraga, donde el ciclista deberá salvar caminos de montaña aunque ciclables, pero que tienen sus variantes  para la bici por pistas y en la  Beasain-Zegama, con algún paso más delicado para expertos en el rodar o con la bici en la mano, y también con variantes para la bici, todo el resto es ciclable por “bidegorris” y carreteras con poca circulación.

ENLACE PRIMERA ETAPA. De Irún a Astigarraga.

ENLACE SEGUNDA ETAPA. De Astigarraga a Andoain.

ENLACE TERCERA ETAPA. De Andoain a Tolosa.

ENLACE CUARTA ETAPA. De Tolosa a Alegia.

ENLACE QUINTA ETAPA. De Beasain a Zegama.

Y para seguir el día a día con Donosti City : ( ya más de 550 propuestas  en nuestro blog )

  • Facebook, grupo Donosti City.
  • Twitter, @donosti_city
  • Instagram, @donosti_city
  • Linkedin: Carlos Bengoa.
  • Youtube, Canal Donosti City TV
  • Habla Radio SS ( 92,9 FM ) : Programa semanal Gipuzkoa Plan. Habla Radio SS.
  • Radio Viajera. Programa de radio online en Radio Viajera en el que emitimos semanalmente DE DONOSTI AL CIELODescarga su APP, Radio Viajera.
  • Donosti City TV – Egunon Telebista. Reportajes TV.
  • Donosti City con Carlos Bengoa ha publicado su primer libro » 20 rutas fascinantes por el País Vasco « de Singlator Ediciones. En marcha un segundo libro, » Lo que tu tierra te cuenta «
  • Promocionamos a Gipuzkoa Turismo y Goierri Turismo.
  • Nuestro posicionamiento web con FIDENET COMUNICACION diseño y posicionamiento de webs y redes sociales.